música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

CRISTINA DEL VALLE

Tiempos Rotos

 Avispa Music, 2009

 

Texto: Tomás Sendarrubias

 

Hacía ocho largos años que Cristina del Valle no se acercaba a los mercados con un disco en solitario, y seis desde que lo hizo con su última y breve asociación a Alberto Comesaña en un último intento de traer de vuelta a Amistades Peligrosas con un disco de escaso éxito, La Larga Espera, que vino sólo a demostrar lo que ya el tiempo había dicho, que el momento de Amistades Peligrosas había quedado atrás. Sin embargo, después de ocho años, Cristina ha decidido volver a la palestra musical, y lo ha hecho con el que puede considerarse su disco más personal, Tiempos Rotos.

 

Atrás quedaron las canciones pop de temática sexual a las que nos tenía acostumbrados durante sus andanzas en Amistades Peligrosas, e incluso parece hacer un salto de caballo sobre su segunda obra, Apuntes Generales del Mundo (2001), de modo que Tiempos Rotos parece continuar directamente de la que fue su primera obra en solitario después de la disolución de Amistades Peligrosas, El Dios de las Pequeñas Cosas (1999). En Tiempos Rotos, Cristina del Valle se aleja de estridencias vocales o musicales, y construye un edificio intimista, centrado sobre todo en las letras de sus canciones, lo que convierte este disco en uno de esos que merece la pena sentarse para escuchar, para asimilar y comprender los mensajes que Cristina quiere hacer llegar en cada una de las piezas, obra de autores del calibre de Jorge Drexler, Coti o Esmeralda Grao.

 

Dentro de los diez temas que incluye el disco, hay varios que merecen una atención especial, como el que abre y da nombre a Tiempos Rotos, y que es una adaptación al castellano de la conocidísima “Seven Seconds” de Neneh Cherry; pero aparte de este detalle, quizá esta sea la canción más floja del disco, sobre todo debido a que la traducción en algunos momentos está un poco traída por los pelos. Mucho más positiva es la evaluación sobre “La Frontera”, donde Cristina recurre a sonidos étnicos que ya aparecieron en El Dios de las Pequeñas Cosas; o la interesante versión que hace en “La Mora Judía” de la “Milonga del Moro Judío” de Jorge Dréxler, una llamada a la paz y la convivencia entre las religiones, tema que Cristina del Valle, activista por los derechos de los palestinos y los saharauis ya ha tratado en sus discos anteriores, y al que ha dedicado buena parte del tiempo que ha permanecido lejos de los escenarios. Sobre el mismo tema gira “Sara Saray”, canción en la que combina el árabe y el castellano para realizar una triste canción de cuna sobre una niña muerta en los enfrentamientos entre palestinos e israelíes. Y más ligero y sorprendente es el tema que cierra el disco, “Agua”, escrito por Toli Morilla y la propia Cristina del Valle y con la colaboración de José Ángel Hevia, que toca la gaita y la flauta. Con “Agua”, Cristina recupera, al igual que hizo en sus dos discos anteriores, sus raíces asturianas, apelando a sonidos clásicos de la tierra del Sella, aunque en esta ocasión, no recurre al bable como hizo en los cierres de sus dos discos anteriores, con los temas “Romance la Pola” o “Duérmete fiu del alma”, y nos canta en castellano una historia casi mágica.

 

En resumen, Cristina del Valle ha vuelto con una obra lamentablemente poco promocionada, pero cuidada y trabajada palabra a palabra, una obra en la que habla de la convivencia entre pueblos y géneros, en las que habla de romper fronteras y vivir con los que son diferentes; lo que hace de Tiempos Rotos un disco que merece la pena pararse a escuchar.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com