música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

HOWE GELB

Alegrias

Eureka, 2010

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Para quitarse el sombrero y sacar pañuelos, oreja y vuelta al ruedo. Desde luego, uno de los discos del año, realmente, un discazo.

 

Esto sí es fusión, como se llama ahora, pero de la buena. Yo no es que sea muy flamenco ciertamente, pero tengo por este género el mayor de los respetos, en él están representadas gran parte de nuestras raíces como pueblo, y soy perfectamente consciente que es algo muy difícil y muy serio, solamente al alcance de genios, conocidos o anónimos, tocados con el duende; y pienso que pocos géneros han sido tan mancillados, precisamente en nombre de la “fusión”, flamenco chill, sintetizadores y bases electrónicas desquiciadas a bordo de tunings, flamenco, cualquier cosa puede llevar esta etiqueta. No.

 

Howe Gelb, el alma mater de Giant Sand, el genio de la voz rota, se enamoró perdidamente durante una gira por España y se acercó al flamenco con el mayor de los respetos. La historia de este enamoramiento, de cómo conoció “La balada de Lole y Manuel” y de cómo se acercó al enorme Raimundo Amador, es digna de ser leída, recomiendo encarecidamente el artículo del parto de Alegrías, y la entrevista a Raimundo por Miquel Serra en el Rockdelux de julio – agosto. No ha sido meter unos arreglos flamencos a un disco de blues, no, no es un disco ceñido a la mencionada “fusión”. Han sido años, años de relación y de convivencia, de fiestas flamencas hasta el amanecer, de arrancarse en la judería de Córdoba, de mutua influencia, de empaparse del duende del flamenco, de su magia, de amistad. Hasta que lo han grabado, han pasado años componiendo temas, pero según Gelb, podrían pasar muchos más. Hace mucho que el de Arizona va por libre, para regocijo de sus incondicionales y expansión de su arte, y este trabajo ha sido solamente el ofrecimiento al público del fruto del disfrute del americano en las callejuelas de la judería, con ecos de guitarras y aromas de azahar. El hermanamiento del sudeste de los USA y nuestra eterna ciudad cordobesa.

 

Alegrías, maravillosa portada de Julio Romero de Torres a la sazón antepasado de uno de los músicos de Raimundo, lo componen trece temas por los que bajo la atenta mirada de Fernando Vacas, uno de los principales hacedores del milagro, van desfilando desde Prin La Lá a John Parish, todos colaborando con la Band Of Gipsies de Amador, deslumbrante.

 

El disco realmente rezuma blues de frontera y toque Giant Sand por todas partes, el toque flamenco es muy sutil pero palpable y en algunos temas “Cowboys Boots on The Cobble Stone” o “Uneven Light Of The Day” determinantes, si no se imponen llegan a ir en paralelo en maravillosa armonía con el espíritu Gelb; el último corte, “One Diner Town” es una deliciosa balada al piano y con guitarra flamenca. A pesar de la maravilla de disco que tenemos en play, el tercer corte, “The Ballad of Lole y Manuel” es, en mi opinión, horrible, una letra espantosa con unos coros chirriantes, Howe, por favor, no cantes en español!. El disco nos deja algunas rarezas como “Broken Bird and The Ghost River”, de regusto setentero, o “Notoriety”, aire puro de la frontera desértica de Arizona. Y la cumbre del disco: “The Hangin Judge”, una épica densa aderezada con aires flamencos, que vale todo el trabajo. Impagable.

 

Una auténtica maravilla. La historia de una amistad, que esperemos que de más trabajos como este, ganas no les faltarán a ninguna de las dos partes, al sudeste del desierto, al aire de azahar.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com