música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

MANOS DE TOPO

Escapar con el anticiclón

Sones, 2011

 

Texto: Marcos Ripalda

 

El último disco de Manos de Topo, por supuesto, ahonda en la herida. Las mujeres siguen siendo unas cabronas, cierto. Pero desde luego el macho, el machote no queda mucho mejor. El hombre que canta, que se desgañita más bien, cuenta historias para no dormir, amores perros, mujeres malvadas, idiotas supremos, sí, mucho y mejor, esto no es un juego. Perlas en el lenguaje de todos los días para que podamos entender las canciones tú y yo, que no somos unos lumbreras, por supuesto. No sabría con qué canción quedarme. Las hay tan idiotas y esclarecedoras que no puedes dejar de repetírtelas. “Mejor sin pijama”, por ejemplo, cuando se oye “solo piensas en mí cuando no tienes con quién dormir, vamos a celebrar que no nos soportamos más”, es devastadora. Sí, hay resentimiento pero aquí puede que el hombre triunfe o que se estampe de una vez por todas, qué paz. Musicalmente, además, parecen haber mejorado. Ya no son tres acordes y las gracias de las letras, aunque a mí me gustaban también en paños menores. Una perla: “Y es bueno saber que existen otros planetas donde no siempre soy yo el culpable”. Mejor aún: “aunque finjas serme fiel, encontraré las siete diferencias”. Memorable en su simplicidad. 

 

Leo que en la presentación de su primer disco, Ortopedias Bonitas (2007), la mayoría del público, desconcertado (alguno profundamente contrariado y con ganas de cometer homicidio intencionado), abandonó la sala. Hubo unos pocos que hasta aplaudieron, los valientes. Claro que si antes no los oíste en el cedé o te pusiste la descarga en el ipod también tú podrías haberte largado o algo peor. Porque las letras, en una primera escucha, resultan sonrojantes y encima el grupo apenas toca, y mejor no mentamos la voz del cantante que es, incluso, molesta, y te acuerdas de sus parientes por orden alfabético. Pero es que todo esto da igual. Rascamos un poco y entramos en un mundo surrealista que habla alto y claro sobre nosotros. Manos de Topo disparan a matar. “Qué difícil es ser sexy en Navidad”. Cierto. Y exagerado. Sin dejar de ser una verdad como una catedral. Leo: “Miguel Ángel Blanca [el que, ejem, canta] es irritante pero, si lo pensamos bien… ¡Las canciones no podrían funcionar de otra forma! ¡Se convertirían en meras caricaturas de Sergio Dalma”. En la diana. Y es que todo debe ser disparatado para que la broma funcione. Un poco de solemnidad untada en un bocadillo de mortadela, ya me entienden, reflexiones profundas sobre la miserable existencia sin apenas trascendencia. Poesía para memos, pero poesía. Con todas las letras. “Te querré igual a pulmón o a pulmonía”. Qué idiotas.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com