música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

BLIND MELON

Madrid, Joy Eslava

11 Noviembre 2012

 

 

 

 

Texto: Rock in Chains

 

Supongo que a cierto nivel, el del seguidor de Blind Melon, resulta extraño hablar de ellos en el momento actual. Ya hace unos años pudimos disfrutar (y digo disfrutar) del concierto que esta misma formación ofreció en el festival Azkena. Sigo pensando lo mismo: hay que limitarse a disfrutar de un repertorio tan especial y de un sustituto, Travis Warren, cantante, que se convierte en una excelente cabeza visible del grupo.

 

Sus méritos en concierto son varios. Se esfuerza y fuerza mucho la voz, se muestra simpático con todos y con todo, aparte de conseguir que el concierto se desarrolle de forma fresca por sus ganas de interactuar con el público y con el legado de la banda. En fin que a los muchos que no llegamos a ver a Blin Melon en su momento con Hoon, nos debería parecer más que suficiente. Y supongo que así ocurre en general.

El caso es que el último disco de Blin Melon, For My Friends es de hace cuatro años, algo nada raro en estos tiempos, y volvían sorpresivamente a hacer cuatro fechas por nuestras tierras, de las cuales el concierto de Madrid suponía fin de gira.

 

Y bien, fue emocionante en algunos momentos, volver a disfrutar como ya he comentado, de un repertorio ejemplar. Más allá de temas como “Change”, “Time” y en menor medida “No Rain”, creo que la palma se la llevan intensas y sencillas canciones como “Mouthfull of Cavities”, “Soup”, de la cual el mismo Travis aventuró en el concierto que la consideraba una de las mejores canciones de la historia de la música, o la explosión que supone empezar con “Galaxie” que siempre me ha parecido una arrebatada muestra de fuerza, tanto en disco como en directo. Un gran comienzo en el cual, Traven aparecía oculto por la ahora famosísima máscara de “V” de Vendetta, algo que le daba también un punto de fuerza.

 

Tal vez disfruté menos con el cuelgue instrumental de “Time”, más que nada que disminuye el sentimiento de la canción aunque por otro lado, esto siempre puede dejarte disfrutar, si te atrapa, en el gozo de los propios músicos a la hora de improvisar.

 

Aunque está claro que las estrellas del repertorio son las que son, es decir, sus dos primeros álbumes, dejan lugar a pequeñas sorpresas. Que suene “For My Friends” para recordar su cuarto disco (si contamos Nico ) , que se homenajee a Shannon, a través de la banda del bajista Brad Smith, con su tema “I Won´t Be the Same” o que volviesen a rememorar por segunda vez el álbum Nico con la versión que hacían de Steppenwolf, “The Pusher”, aunque muy diferente.

 

Es curioso, como comparando, ni para bien ni para mal, con el Travis Warren de Vitoria hace tiempo, se mostró aún más alocado, y por eso mismo eché en falta “Lemonade”, en la cual Travis acabó desquiciado por los suelos. Una canción maravillosa, que sirve, con sus sonidos dixieland, de banda sonora de apertura del concierto de la pasada noche. Es estupendo que con tan solo dos discos, puedas seguir echando de menos grandes canciones en su repertorio.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com