música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

COWBOY PARTY

Madrid, Sala Gruta 77

27 de abril

 

 

 

 

Texto:

Fotos: http://www.grandslam.ch/

 

Y ahora vayamos a la noche del 27 de abril, Gruta 77, nos ofrecía un saloon en el que dejar abrevando el caballo y disfrutar de la música, sin pianola, con cuatro artistas: Astray, Leone, No Cash y los propios Slam & Howie.

 

Pues bien, mi mula perdió su herradura y nos perdimos a Astray, esperamos que el público lo disfrutase tanto como nosotros hicimos con Leone una pareja de hermanos, creemos, que se dedican a contar historias de frontera de lo más intensas. No sabemos muy bien si la música interesa o no pero con algunos temas de fraseo imposible y en los cuales su cantante daba en la diana a la hora de dejarse la voz, podemos decir que su tema estrella pudo ser el que nosotros bautizaremos como “Soy quién soy y ya está” que con su letra sin complejos y muy bien llevada, creo que nos ganó hasta a los más escépticos.

 

No Cash, no cuajó con su propuesta de versiones de ¿Johnny Cash?. Bueno, cualquiera al que guste Johnny Cash, como es nuestro caso, disfrutaría de su concierto, como el de cualquier otro de versiones de un grupo o artista querido, aunque uno se preguntaría a santo de qué viene utilizar “Personal Jesus”, por muy buena que fuese la versión de Johnny Cash, teniendo éste temas igual de interesantes, o más. En fin.

 

Y así, pasamos al plato fuerte, con un enorme Slam, de tamaño, pero también de presencia, quedando claro que es el encargado de manejar a la banda. Empezaron, como su último álbum, con “Wanna Be on the Road Again”, una auténtica declaración de principios, tanto por el título, como por la apuesta por su último álbum, del que sonaron tres o cuatro temas de seguido, entre ellos “Johnny” y “Crossfire”. Para más adelante dejarían “Inside Out” que presentarían como una balada

 

Ya se vio desde el principio del concierto que tenían ganas de comunicarse y que lo suyo, si bien por la música y los instrumentos puede parecer otra cosa, es un espectáculo clásico de rock and roll, de hecho, hubo un momento, ya avanzado el concierto que me recordó a las bandas de hard rock, cada uno de ellos realizando sus respectivos solos, incluso con Howie, la mano derecha y pareja de nombre, dejándose llevar con los solos y haciendo partícipe al público con el siempre entretenido juego “toco-repetís”. Nada pesados y bastante breves en general, por cierto.

 

Más adelante caerían algunas versiones, clásicas en ellos, como es el “Johnny Come Lately” de Steve Earle, Howie  arrastraría su micro hasta fundirse con el público y contar una socarrona historia sobre un tal Ronaldiño, acompañándose solo con su guitarra acústica y finalizarían la actuación consiguiendo el movimiento visceral de algunos corpúsculos entre el público infectados por la velocidad y el guitarrero de estos muchachos.

 

Mención especial merece todo el resto del grupo. Ross “the Red”, que alternaba la guitarra con el banjo y con cierta cara de locuelo y su peto emparentaba muy bien con la progenie que podría tener  algún emigrante suizo en un oscuro pueblo de Alabama. El batería, casi más feliz cuando se alejaba de ésta y tocaba la tabla de lavar con unas cucharas mientras movía su esqueleto y desencajaba su mandíbula al igual que el bajo, tocado con una chistera bien hermosa y que al menos por su cara, se le veía disfrutar de lo lindo. Como nosotros, de un concierto bastante largo y que pasó en un suspiro.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com