música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

JOHN DOE & SLIM CESSNA

Madrid, Sala Caracol

11 de enero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Asier R.

Fotos: http://www.slimcessnasautoclub.com

 

Cuando leáis las palabras sobre este doble cartel ya habréis tenido acceso a la entrevista que realizamos a Slim Cessna un par de horas antes o algo más de su concierto. De ella, saqué mi opinión reforzada de que es un tipo muy inteligente y con una personalidad que se extiende por toda su banda. Pero antes escribamos un poco sobre uno de sus héroes, hablo de un telonero de lujo, si se quiere llamar así, de nombre John Doe.

 

Hemos seguido a este hombre continuamente, si bien no con asiduidad, sí hemos estado al tanto de todo lo que cocinaba en forma de canciones. Lo llamo telonero sobre todo porque me pareció que fue la actitud que tuvo de enfrentar su concierto, cosa que no es mala pero nos perdimos al tipo de actitud brillante que domina el concierto, no solo con su palabra sino con su actitud de perro viejo, justo lo que ocurrió en su actuación del pasado Rocky Mountains junto a The Sadies.

 

Eso no quita para que yo disfrutase de un concierto repleto de varios de sus temas más redondos. John Doe es un clásico, tal vez underground a nivel de público pero no así respecto a otros artistas, solo tenéis que ver toda la gente que ha querido colaborar con él, tanto joveznos como artistas con los que probablemente ha compartido viejas batallas: Kristin Hersh, Smokey Hormel, Neko Case, Dan Auerbach, Dave Alvin, Steve McDonald, etc

 

En Caracol tiró del repertorio fundamentalmente de sus últimos discos y de una formación peculiar si se quiere, en la que se disfrutó mucho de la pedal steel, la danesa Maggie Bjorklund, reconocidísima incluso en U.S.A y también de una cantante femenina que ayudó a John a acercar a su formato de estudio canciones-dueto como son “Highway 5” o “Ready”, la primera de ellas, de mis preferidas del concierto. Me resultó interesante descubrir precisamente que Maggie con su pedal steel casi parecía hacer el efecto contrario, conformar unos arreglos en algunos temas que lo alejaban de sus hermanas de estudio, como por ejemplo ocurrió “There´s a Hole” que perdió su contundencia a favor del delicioso sonido sacado de las cuerdas de la steel.

 

Por otro lado, el formato fue muy parecido a lo que podemos encontrar en sus discos de los últimos años, canciones de una actitud más punk y otras en las que John Doe puede llegar a sonar como soberano baladista, de forma absolutamente positiva, como fue el caso de “The Golden State”, por ejemplo. Sigo pensando que John Doe tiene una voz muy personal y con una capacidad muy fina de transmitir sentimientos y precisamente puede que sea en estas canciones de matices más relajados donde se puede apreciar mejor.

 

En resumen, atendiendo a lo puramente musical, una gozada de telonero, sobrio y simpático. Ojalá, hubiese tenido más tiempo para desarrollar el concierto al completo.

 

Por otro lado, eso es lo que hicieron precisamente Slim Cessna´s Auto Club. Tras verles en el festival ACTUAL, con una versión reducida de su repertorio, el hambre de sus canciones era aún mayor. En Caracol ofrecieron en hora y media una versión más oscura (sobre todo por algunas perlas que no llegaron a interpretar en Logroño) y más macarra.

 

La versión en directo de Slim Cessna´s es sorprendente y diría que disfrutable hasta para aquella gente que no conoce su música e incluso a la que ésta no dice nada en disco. Ello es fundamentalmente porque tanto su líder, como su mano derecha Munly Munly aportan desde el underground un concierto teatral, íntimamente ligado a sus canciones y probablemente también a su forma de pensar. Eso es muy bueno, dos tipos que parecen muy diferentes, con muchos puntos en común que de alguna forma se influyen para intentar darse caza de alguna forma, una especie de autos locos cuya competición es alcanzar un clímax mayor. Algo de lo que puede ser simbólico cuando pelean por llevar el micro cada vez más alto en la canción “That Fierce Cow Is Like Common Sense in a Country Dress”, algo que hicieron (lo del micro) en Logroño, no así en Madrid.

 

Por otro lado, a nivel musical, por no hablar de las voces, que es obvio, en su última visita, me he dado cuenta de lo fundamental que es su guitarrista Dwight Pentacost. Con su doble mástil, unas veces funciona como apoyo fundamental de las canciones, para que estas no se pierdan y en otras ocasiones crea el ambiente perfecto para que la festividad más absoluta se transforme en oscuridad. En estos casos, muy bien acompañado por Robert Ferbrache con los teclados. Me encantó, por ejemplo “Jesus is in my Body”, porque demuestra lo que ya demuestran sus discos, que en su estilo no hay una sola lectura, que su música es muy amplia y que, si bien se puede bailar, también se puede disfrutar de una forma muy diferente. Si hubiese que hablar de auténtico clímax, como ya hemos dicho, me quedo con esta.

 

Esta vez sí, pudieron introducirse entre el público unas cuantas veces, para disfrute de este, e incluso llegaron a ponernos de rodillas. Me sigue pareciendo fundamental, no ya que tiren de gospel, si no que haya una actitud completamente punk en su forma de actuar, que transmite energía de forma que se genera adrenalina.

 

La festividad más absoluta puede llegar de dos formas. Haciéndonos bailar, siendo este el caso de “Hold my Head”, donde te hacen mover los brazos a su son, cosa casi imposible de pensar al escuchar el comienzo de la canción o con lo que es su clásico final, el temazo que cierra su obra The Bloody Tenant, estoy hablando de “He, Roger Williams” que les transforma en esos Blues Brothers convenientemente mezclados con Buster Keaton y que te hacen, no solo sonreír si no seguirles cualquier tipo de juego que te propongan.

 

En definitiva, Dwight, Slim Cessna y Munly Munly han creado un grupo único. Lo es. Si aparte de disfrutar de sus conciertos, puedes hacerlo con sus discos, bien por ti. Quiere decir que has quedado bendecido. Serás de esa gente que se puede pasar horas escuchando a Tom Waits, a Woven Hand, a Kyuss o a P.J. Harvey. Que retoma los discos independientemente de su actualidad y se sigue asombrando con ellos como yo me asombro y disfruto, después de haberles visto tres veces en directo, de lo que oigo y veo en los conciertos de Slim Cessna´s Auto Club.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com