música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

JOHN HIATT

Madrid, Sala Joy Eslava

27 de octubre

 

 

 

 

 

Texto: Asier R.

Fotos: www.johnhiatt.com

 

Allí estuvimos, sí. Siempre me ha atraído la figura de John Hiatt. Creo que su posición en la industria musical estadounidense es sorprendente. Un tipo reconocidísimo (no veas si ha compuesto para otra gente) en su gremio pero siendo casi siempre una figura crepuscular a nivel de el público general. Da la sensación que la sombra del blues le ha alcanzado también a esos niveles de éxito. Es como uno de esos viejos re-correcaminos que marcaron un estilo del que luego se ha aprovechado mucha gente a la hora de hacer música pero que solamente ha interesado a gente más inquieta o especializada, nunca al público mayoritario. Es como un hijo del blues aunque su música no sea únicamente blues ni mucho menos.

 

En el concierto, cabía la pregunta de quién sería ese misterioso Combo ya que Hiatt siempre se ha rodeado de gente sobresaliente y su grupo esta vez fue un fiel reflejo del artista porque sin aspavientos, fueron interpretando intensamente, casi se diría con suavidad. Hiatt entró así en el escenario, con discreción, con un suave sonido de guitarra (en la inicial “Drive South” apenas se oyó al guitarrista del Combo, Doug Lancio, único “pero” de un sonido que fue impecable el resto del concierto). Y es que, antes de que nos sorprendieran con la improvisación en “The Tiki Bar Is Open”, ya los músicos hicieron gala de una elegancia jazz que no estuvo nada, pero nada, reñida con el dejarse llevar y la pasión.

 

A medida que avanzaba el concierto, nos daba la sensación de que íbamos a escuchar ¡canciones de toda su discografía!. ¿Por qué? Se inició con canciones que dan título a varios de sus discos. Durante segundos, pudimos pensar con esa extravagante relación de canciones y pensar que recuperaría cada uno de los tema título de todos sus discos, pero no, cortó nuestra imaginación con “Like A Freight Train” de su último disco. No solamente cortó nuestra imaginación sino que además despegó en sus interpretaciones. La contención (¡¡¡¿por qué?!!!) de los músicos hasta ese momento, explotó en nuestros oídos, demostrando a toda la gente que habla del blues como un género aburrido se equivocan, que son los intérpretes los que pueden matar unas canciones al interpretarlas de forma recetaria. John Hiatt y los músicos que le acompañan me transmiten que aman el blues y con la versión de directo que comentamos, fresca, entusiasta y desbocada me lo demostraron. De hecho John Hiatt lo demuestra con cada nuevo disco.

 

Otro de los puntos a favor, no es una sorpresa. Lo hemos dicho muchas veces, la voz de Hiatt es peculiar, puede que pueda no gustar pero cuanta versatilidad, qué expresividad y sobre todo, P-E-R-S-O-N-A-L-I-D-A-D, personalidad. En Joy Eslava, flotó por toda la sala, diría que estaba un punto más alta que el resto de instrumentos (un poquitín). Y con razón, hay que dejar que se te cuele hasta el tuétano en las interpretaciones de “My Baby”, “Cry Love, “Feels Like Rain” o “Real Fine Love”.

 

De su intento de interacción con el público (véase “Riding With The King”) y buen rollo en el escenario, ni hablamos. Hiatt es un profesional, sin connotaciones negativas, porque es un profesional que se dedica a algo que le gusta. O eso parece. O eso transmite. Por eso acierta siempre con sus músicos (impagable la forma de tocar en el mástil de Patrick O´Hearn, al bajo), por eso su concierto fue una diana de esas que partió por la mitad la flecha de nuestras expectativas.

 

Para ver la totalidad del (magnífico) repertorio: http://ermetxeo.blogspot.com/

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com