música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

LEGENDARY SHACK SHAKERS

Madrid, Gruta 77

10 de febrero

 

 

Texto: Rock in Chains

 

Creo que se nos han terminado los adjetivos para elogiar este grupo, así que no nos queda más remedio que volver a repetirlo porque no tenemos la imaginación que ellos tienen para improvisar y arriesgar y siempre con buenos resultados.

 

Porque en estudio, la palabra que les define es riesgo. El de crear cierto sonido, basado en la tradición, que les haga sonar de forma única y, porque no, de crear algo diferente a partir de esa personalidad.

 

Y en directo la improvisación es su arma más convincente. Mil y una veces lo hemos dicho, J.D.Wilkes, es un dibujo animado viviente. Un dibujo con la calificación de los antiguos dos rombos o el rated R yanki, por su cachonda y simpática lascivia. El contrapunto de Buster Keaton a la música en directo, pero con una cara de plastilina.

 

Tal vez me gustaría empezar con la parte ¿negativa?, del concierto, y me refiero a la marcha de David Lee a la guitarra. Y pongo negativo entre interrogaciones por intentar colocar algún pero porque realmente me importó un pimiento. Se ha perdido cierta fiereza que aportaba (y esa presencia) pero muchas veces una pérdida de algo supone una ganancia por otro y lo cierto es que Duane Denison (el nuevo, ya con mucha historia) varía las canciones (véase “South Electric Eyes”, con ese toque bailable rumbero) respecto a sus hermanas de estudio sin perder un ápice de fuerza. Cuando quiere, porque esa pequeña maravilla que es “Dump Road Yodel” sonó clavada, con ese misterioso sonido de guitarra que tanto se parece a algún tipo de órgano.

 

Pero no nos engañemos,  este grupo es un espectáculo, y el espectáculo es su líder y su líder es el alma, tanto de la música como de esa especie de comedia muda punk que suponen sus conciertos. Aderezada con vigorosas canciones. La demostración es que el público recibió un chute adrenalínico a mitad de concierto cuando sonaron los primeros acordes de esa salvajada llamada “Ichabod!” y su viaje no bajó ni un ápice hasta que terminó el concierto.

 

Y como siempre, se salpicó todo con esas salidas de tono peculiares. No quiero relatarlo al completo pero para poner un ejemplo de las tablas de su desbocado vocalista (y mejor armonicista), imaginaros: ve un travesaño, se cuelga boca abajo, a modo de mortaja baja la pantalla desplegable de un proyector que hay en el techo (¿?, nunca me había fijado), lo único que se ve es su cara, gestualizando sin parar, caen monedas de su bolsillo (¡está boca abajo!) y cuando se descuelga, coge un sombrero con el que se pone a pedir para que se introduzcan las monedas en él cual músico callejero. Lo dicho.

 

Amén de todo eso queda esa actitud punk, y  las canciones, que poseen piezas memorables, y no una o dos. Unas cuantas. Sin ser especialmente destacable a nivel eufórico, si disfruté mucho “Where´s the Devil When You Need Him?” (gran título), porque fue otra de esas canciones que cambio respecto al estudio, no por el hecho de que su sonido varíe si no por que la composición cambia como ya he comentado antes. La machacante “Sin Eater” con esa batería como una metralladora también merece un punto y aparte, en este caso de agresividad.

 

En fin, podríamos hablar mucho pero la idea con Legendary Shack Shakers (cada vez haciendo más honor a su nombre) no es que leáis esto, es que si todavía no los habéis visto en directo, vayáis de cabeza y posteriormente se os desencaje la mandíbula con sus discos. O al revés.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com