música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

TH' LEGENDARY SHACK SHAKERS

Madrid, Gruta 77

17 de abril

 

 

 

 

 

 

Texto: Asier R.

 

Pues en poco tiempo Legendary volvieron a actuar en nuestro país, y en nuestra ciudad repitieron sala, una que les va muy bien aunque ellos se merecen un estadio, pero este mundillo musical es así.

 

No es que se haga difícil hablar nuevamente de este grupo ni de su líder, con ellos, cada nuevo concierto, simplemente por el anecdotario que atesoran, ya daría para unos cuantos folios. Pero al escribir sobre ellos te das cuenta de lo inútil que es, porque aparte de musical, tienen un componente teatral tan importante que solo siendo un gran escritor podrías mediante una extensa descripción, hacer fijar las imágenes de su directo en la mente del lector.

 

Por eso, después de mucho insistir, se pude decir que todo lo comentado aquí, vale para este concierto, tal vez no en lo anecdótico (pero importante) de esos conciertos, sino en su actitud, su importancia, su relevancia, su personalidad…su todo.

 

Si cabe, tal vez este concierto alcanzó su cima más punk, algo más cafre. Hay algo que me encanta de los conciertos de este grupo y es que llega un momento que el público estalla. Al igual que en su inmediata visita anterior, “Ichabod”, cuyo nombre rememora el relato del jinete sin cabeza de Washington Irving, sirvió para que nosotros perdiésemos la nuestra en el momento que sonaron los primeros acordes. A partir de ahí, el concierto exudó literalmente sangre y sudor. La sangre de la mano de J.D. Wilkies que acabó empapando por buena parte de su cuerpo, y el sudor de parte del público, que como pirañas pareció terminar excitado por el constante manar del líquido rojo durante las cinco o seis últimas canciones. Tal vez es lo único que faltaba en un concierto de Legendary.

 

A pesar de conocerme muy bien la discografía, mentiría si dijese que recuerdo qué es lo que sonó en ese tramo final, pero antes nos deleitaron con muchas de sus grandes canciones, cada vez se centran más en sus dos últimos discos aunque reparten mucho: “Pinetree Boogie”, “Where´s the Devil”… (una de las muestras visuales de cómo, con muy poco, Wilkies se puede caracterizar como el mismísimos diablo), “Help Me”, “No Such Thing”, “Old Spur Line”, etc, todas sonaron especialmente bien. De hecho, creo que Wilkes cada vez toca mejor la armónica. Es un auténtico as, llena la sala con su sonido, lo suyo va más allá de la actuación, también es música con mayúsculas. Pero si tuviese que definir el alma del concierto con una canción, esa sería “God Fearing People” con la contundencia de un sonido seco y repetitivo, improvisaciones a la harmónica y mucha intensidad. El hecho de que por primera vez en cinco conciertos, se dejasen de lado el banjo, es bastante sintomático de que, a pesar de que el espíritu del honky tonk y del blues estuvo ahí, y también su sonido, el mayor porcentaje se lo llevó el punk, especialmente por la locura, e incluso la faceta más rockabilly por la música. Punkabilly si os gustan las etiquetas.

 

Tal vez un concierto más largo (una hora y poquito tocaron) nos hubiese mostrado alguna otra de sus múltiples facetas porque por el camino se dejaron unas cuantas canciones básicas de su repertorio (“South Electric Eyes”, “Agony Wagon”, “Dump Road Yodel” y más) muy diferentes entre sí, pero imágenes como la de J.D. Wilkies colgado boca abajo de la pantalla del proyector y cantando por su micro lo dicen todo de un grupo que, lo repetiré mil veces, marca una gran diferencia en directo por ser intensos e imaginativos como pocos y lo que es igual de importante, también en estudio.

 

No soy muy dado a este tipo de frases pero lo voy a decir: Th´ Legendary Shack Shakers son una de las mejores bandas de nuestro tiempo a todos los niveles y somos muy afortunados de poder coincidir con un grupo como ellos.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com