música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

LOVE OF LESBIAN + DORIAN

Madrid, Teatro Circo Price

18 de marzo

 

 

 

 

Texto: Ruth Bautista

Fotos: heinekenpro.com, fotógrafa: Carla Mir

 

Muy puntales comenzaron Dorian la gran noche del Circo Price. Cuando accedimos a la sala ya iban por su tercer o cuarto tema, “Paraísos artificiales”. Incluso a aquellos que no los habíamos escuchado antes nos captaron rápido. Su electropop sencillo, casi simple, entra fácil y bien. Esa voz casi adolescente, suena fresca y jugosa. Melodías suaves y letras agradables, un set bien llevado y un poco de simpatía con el público y ya tienes la noche preparada. Agradaron mucho con “La tormenta de arena”, “Las malas semillas” o “A cualquier otra parte”.

 

El set de Dorian se hizo corto, punto a su favor, y pronto llegaron Love of Lesbian para dominar la arena del circo. Desgranaron sobre todo su último trabajo, 1999, con pequeños toques del Cuentos chinos para niños del Japón, y un único tema del Maniobras del escapismo. Pegada directa y muy divertidos

 

Comenzaron como su último disco, “Allí donde solíamos gritar”, enseguida cantaban eso de aun vive el monstruo y aun no hay paz. Letras enrevesadas, enredadera emocional, nostalgia dulce para continuar con “Las malas lenguas”, pienso quedarme hasta el fin nos decíamos todos, melodías ricas pero calmas que fueron poco a poco incrementando en intensidad, pasando a mitad de concierto por temas acelerados, el más fuerte y dentro de “Cuando diga ya”, para acabar en una debacle final, apoteósica que puso en pie a los pocos que aún quedaban sentados en las butacas del gran Teatro Circo Price.

 

Hubo momentos para la tranquilidad dolorosa de “1999” (con su: oh… muérete final), o la sufrida y grandilocuente, ¿crees que alguien nos encontrará?, “Segundo asalto”. Para no continuar desgarrando el corazón, pronto dieron paso otra vez a ese humor tan movido de “Electroplasta”, uno de los momentos mas memorables del concierto, me convierto en un gusano cuando me hablas de él. El karaoke llegó, por supuesto con el estribillo tarareado de “Incendios de nieve”, para promover eso de las emociones colectivas, especialmente en un recinto como el Circo Price, que tanto juego da, mención aparte a los timbaleros, y con momento incendiario con aquello de que bajen tus labios y me callen. Como había que dar fin al primer bloque, nada mejor que el “Club de Fans de John Boy”, ese artista boreal, algo ambiguo y de infancia gris. Nada que ver con Santi Balme y sus chicos, que habían colocado al aforo en la cúspide de la fiesta. Imposible parar en este punto. Así que tras un breve lapso de tiempo tras las cortinas, volvieron al escenario, en un acto que nos recordó muy mucho a Rufus Wainwright, con sus bises teatreros geniales. Los cinco aparecieron en el escenario ataviados con unos horribles monos verdes fosforitos, para contarnos la “Historia del Amante guisante”, triste historia, pues ya nadie nota un guisante en la cama. Divertidísimos, invitaron a Vetusta Morla al escenario para interpretar “Me amo”, con Pucho haciendo los coros para el ¡como me amo!. En el set faltó “Marlene”, pero no lo hizo “Houston, tenemos un poema”. Si todos están locos quiero largarme de aquí. Todo lo contrario que pensábamos nosotros. Estos chicos están como cabras, pero por favor, ¡que la locura continúe un poco más!. No fue así, como colofón y punto final, ya solo hubo un karaoke total, en playback, de “Algunas plantas”, con la banda bailando entre el público a lo loco, y todos gritando no eres del Congo, so hippie, tan genial y tan definitivo.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com