música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

THE CUBICAL

Madrid, Gruta 77

8 de mayo

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Asier R.

 

Son una de esas aves raras. The Cubical han tenido cierta proyección internacional aunque no la suficiente. En disco son un enorme soplo de aire fresco. En directo, son peculiares, de alguna forma. Me pasó en su reciente visita, de la que ya hemos hablado aquí, lo mismo que en esta, cuando está un poco avanzado el concierto te das cuenta que buena parte del público, especialmente femenino, se está dedicando a bailar sus temas, muy rítmicos.

 

La principal motivación para volver a verles era disfrutar con sus nuevas canciones, esta vez habiéndolos escuchado en profundidad ya que su pasada visita en Gruta77, a pesar de tocar muchas piezas de lo que sería “It Ain´t Human”, todavía no había sido lanzado al mercado. Ya en aquel concierto hubo varios temas, como “Walking Around Like Jesus”, que se quedaron pegados al tímpano.

 

El inicio del concierto fue ligeramente titubeante. Dan Wilson suele salir (al menos las otras dos veces que los hemos visto) con cierto aire intimidante, aplicando cierta locura a su mirada. Esta vez, continuó con esos movimientos de pierna tan suyos pero su actitud fue mucho más relajada, tal vez por la cercanía del público. Quizás por eso mismo, fui más consciente de lo mucho que se esfuerza a la hora de cantar. Ya en su anterior visita te dabas cuenta de que lo suyo es meritorio, por eso, creo que disfruto mucho con él en canciones como “In The Night”, que por supuesto, sonó, porque es de las pocas de ritmo atmosférico y pausado en la que puedes concentrarte en su figura como cantante. Cuando atacan con las magníficas “Edward the Confessor” o “Rag Time Army”, la sensación es más de grupo, las canciones van más en bloque, como un buen conglomerado, y es más difícil que su voz destaque. Por eso fue una pena que se dejasen fuera la acústica “Paper Walls”. En cualquier caso, está claro que apuestan por un espectáculo dinámico, que se lo da un repertorio de un sonido tan rítmico, garajero y vibrante, hasta nervioso a nivel de guitarras, que tal vez sea esa y solo esa la razón de que temas más relajados queden fuera

 

Fueron de todo menos tacaños, a medida que se fue calentando el concierto, su música se fue disfrutando más hasta que finalizó a la hora y media. La sensación es que te van metiendo en su mundo. La ventaja es que comienzan con canciones estupendas de su cancionero como “Great White Lie” ó  la ya citada “Edward the Confesor”, canciones inmediatas, bailables, con melodías que te atrapan y poco a poco te van introduciendo en canciones con más grado de atmósfera, igual de atrayentes en cuestión de melodía pero con algún ingrediente más que va calando poco a poco en tu atención como es el caso de “An Ode to Franz Biberkopf”. Puede ocurrirles a The Cubical, a pesar de ser un grupo completamente diferente, como a Drive by Truckers, que a medida que se desarrolla el concierto, mejora y mejora.

 

En el otro comentario que hicimos de su concierto de febrero del 2011, describo un poco cómo son en directo particularmente cada uno de los componentes en directo, aquí no lo quiero repetir, aunque se puede aplicar. Prefiero hacer una pequeña mención a The Cubical como banda al completo. Sus dos álbumes, aparte de caras “bé” y temas extra que también tocan en directo, como por ejemplo “West End Road”, de gran calidad, son pequeñas joyitas. De primera parecen buenos, pero realmente lo que parece sencillo inicialmente, luego va ganando a medida que te metes en unas canciones que tocan muchos palos, a pesar de tener un estilo que las une. A sus conciertos les pasa algo parecido, menos matices, parece, pero te asombran esas piezas atemporales que han compuesto como “Baby Don´t Treat Me Bad” (al pobre Johnny Green no le enchufaron la armónica hasta el final y no se oyó, lástima). Algo que ocurre, tema tras tema a medida que desgranan el cancionero.

 

Esperemos que no desfallezcan y continúen juntos. No me importaría nada que fuese uno de esos pequeños grupos que se hacen grandes.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com