música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

DÍA DE LA MÚSICA

21 de junio

Vetusta Morla

 

Catpeople

 

Josele Santiago

 

Russian Red

 

 

 

Russian Red y The Sunday Drivers

 

The Sunday Drivers

Texto: Ruth Bautista

Fotos: Juan Aguado

 

21 de junio, domingo por la mañana, calor de justicia y mucho sol. Como becerros a la entrada del matadero, bien ordenados y tranquilos, así se congregaban los parroquianos, en filas bien formadas a lo largo de los muros que daban a la entrada de ese lugar tan siniestro como el Matadero de Madrid. Imponentes filas, por la hora, a eso de las 11 de la mañana, en la que se supone a la marabunta descansando de la noche anterior.

 

Y en lugar de en la cama, todos esperando la entrada al recinto, para asistir, puntualísimos a la cita con Vetusta Morla a las doce de la mañana. Fuera de la sala, el Lorenzo a esas horas ya pegaba con fuerza, y dentro de ella, llena hasta la bandera en pocos minutos, los Vetusta Morla comenzaron con “Rey Sol” un concierto que suplió con creces las expectativas de duración y contenido para un festival matutino como este. Karaoke multitudinario, como viene siendo habitual, de todos sus himnos, desde “Un día en el Mundo”, “Copenhague”, “Autocrítica”, “Pequeño desastre animal”, “Sálvese quien pueda”, incluyendo uno de sus nuevos temas que ya han presentado en otras ocasiones, “Maldita Dulzura”. Nunca aburren, nunca cansan, inagotable presencia la de estos chicos disfrazados de personas normales. Para poner punto final a la actuación, presentaron a la “Señora Rosenvinge”, contrapunto paradójico al grupo, en la versión de “Chicago” de Sufjan Stevens que grabaron con motivo del día de la música y que esa mañana presentaron en directo.

 

A eso de la 1 de la tarde, y esta vez en el exterior, el público se dirigió hacia el pequeño escenario de Radio 3 en el que estaba comenzando el concierto de Catpeople. El sol era ya inaguantable y muchos buscábamos la más mínima sombra, arrimándonos al de delante y colocándonos estratégicamente, aunque solo fuera para evitar que se nos quemara la piel que nos dejaban al aire las sandalias. El concierto de los gallegos fue peculiar, cuanto menos. Ataviados de negro, disculpándose por las horas y agradeciendo a Radio 3 la actuación, estuvieron algo fuera de momento, aunque correctos, a pesar de algún gallito escapado al aire fruto imaginamos del horario. Fueron directos al grano, con temas como “Pretty things”, “sister”, “Golden Swan”, o “Radio” y despertaron el interés en gran parte del público que no dudaba en preguntar al de al lado “¿estos quiénes son?”

 

Tras el concierto de los chicos del lobo, muchos buscaron refugio, bien en el escenario principal, donde ahora tocaba Josele Santiago, bien en la sala de exposiciones contigua, que programaba Photoespaña, y que a muchos proporcionaba en ambiente apropiado para echarse la siesta del burro, aprovechando la sombra, el aire acondicionado, la tranquilidad y la oscuridad.

 

Con motivo del día de la música se ha publicado un disco de duetos y colaboraciones entre artistas patrios con resultados variopintos. Espectacular sin más calificativos es la versión que encontramos en el álbum del archiconocido tema “Crazy” de Gnarls Barkley a cargo de la británica Alondra Bentley y Templeton. Sin duda, la versión más deslumbrante del disco. Por desgracia, ellos no tocaron ese día más que en Barcelona, por lo que nos quedamos sin verlos. Por aquí, estuvieron sin embargo, otras bandas como Klaus and Kinski o Antonio Arias, con menos asistencia de público eso sí, debido a la hora de la comida en la que muchos aprovecharon para tomarse un descanso para poder afrontar con algo de fuerzas el final de la noche.

 

Ya por la tarde, a eso de las 8 apareció en el escenario principal Lourdes o Russian Red, acompañada del resto de su banda. Algo acongojada por la extensión de cabezas frente a ella (reconoció no haber tocado nunca ante tanta gente), desarrolló un concierto tranquilo, en su línea, con algunos arreglos nuevos en muchos de sus temas  de tono desértico a cargo de Cabezalí. Era una tarde para mostrar los temas con más pegada y Lourdes atacó con ganas muchos de los suyos: “Take me home”, “Go on”, “Nice thick feathers” o “Cigarrotes”. Su tono dulzón y el momento del concierto en plena puesta de sol resultó bastante empalagoso y se echó de menos que entre su repertorio no tenga algún tema un poco más movidito. Acabó sin embargo con un versión, que por novedosa, puso un buen final al concierto, el “All my little words” de Magnetic Fields.

 

Tras finalizar su concierto salió del escenario y visto y no visto volvió a entrar junto con The Sunday Drivers para interpretar la versión de “Divine” de Sébastien Tellier. Más animada una (que hasta se soltó la melena y bailó) y menos protagonistas los otros, fue una versión que no solo enlazó un concierto con otro, sino que quizás fue de lo mejor que los dos hicieron.

 

Posteriormente, tomaron el escenario los Sunday Drivers. Pioneros en esto de vender a base de hits elaborados en una carrera de largo recorrido. Efectivos y correctos como siempre, monótonos como siempre. Ante un escenario abarrotadísimo entretuvieron como quien dice a base de cartera y es que sin que te des cuenta todos sus temas son conocidísimos, como el “Do it” con esa traducción literal que es el put yourself in my place, o el himno de “On my mind”.

 

En Barcelona, Valencia y Ourense ocurrió mucho más, pero no estuvimos allí para contarlo. Imaginamos, que la gente, de la habitual en los conciertos y de la que no, disfrutó de la ocasión como lo hizo en Madrid. Estupenda iniciativa esto del día de la música que esperamos se repita muchos años más.

 

www.diadelamusica.com

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com