música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

ENTREVISTA A

MICAH P HINSON

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Marcos Ripalda

Intérprete: Jason E Harris

Fotos: www.jadetree.com

Yo, señores, estoy maravillado de que Micah P. Hinson haya hecho un disco tan bueno siendo tan joven, aunque ahí está el Blonde On Blonde de Dylan para quien lo quiera. Lo que me atrajo la primera vez que me acerqué a Micah P. Hinson And The Gospel Of Progress, su primer disco, fue su voz, que me parecía la de un señor de cuarenta y tantos, muy en la onda de grandes como Leonard Cohen, Nick Cave o Stuart A. Staples. Luego vino un EP, The Baby And The Satellite, donde se endurecía su sonido y las letras se iban diluyendo hacia lugares donde no sólo habitaba él. Y ahora llega Micah P. Hinson And The Opera Circuit, un disco que es como un croissant recién hecho.

¿No crees, Micah, que para alguien que te escucha por primera vez tu disco anterior es más accesible?

Buena pregunta. Yo diría que es al contrario, que The Opera es más accesible para la gente. No sé, supongo que depende de lo que la gente prefiera. Si te gusta que sea más fácil de escuchar, más taciturno, más calmado, entonces, definitivamente, The Gospel es mejor, pero si prefieres grandes canciones, con más partes de guitarras y cuerdas, entonces The Opera es tu disco. Por mi forma de cantar y de hacer música, The Opera representa mejor cómo soy realmente.

¿Por qué los títulos de tus discos son tan epatantes, tan rebuscados?

La idea de llamar a los discos con el nombre de la banda viene de cuando todavía estaba en el instituto. Cuando empecé a hacer esto de manera profesional me vino otra vez esa idea. Comenzó como una broma, con The Gospel Of Progress... Honestamente, no estoy seguro de que sean títulos rebuscados. A la gente siempre le gusta preguntarme por esto, pero creo que no tengo una buena respuesta.

Un servidor, cuando oye a Micah piensa en París Texas, en The Last Picture Show, en Midnight Cowboy, en esa América profunda y a veces salvaje, donde la gente espera que ocurra algo. Sí, folk rudo, violento a veces, como en la tremenda “You’re Only Lonely”, donde este muchacho echa el resto. Le pregunto a Micah sobre estas películas, si ha pensado alguna vez en ellas o en otras cuando componía, y él me pregunta si en alguna sale un pollo. Micah me dice que está muy cansado, se le nota en la voz, con las pruebas de sonido y el estar aquí y luego allí. Supongo que no conseguimos entendernos en este punto. Y, además, está lo del pollo. En cualquier caso, voto a Micah como compositor para crear la banda sonora de la América profunda.

¿Has pensado en ponerle imágenes a Micah P. Hinson And The Opera Circuit?

Sí que hemos tenido ideas. Ya trabajamos con gente como Karni & Saul para el video de “Beneath The Rose” en el anterior álbum, pero para el nuevo material las pocas ideas que tenemos son demasiado ambiciosas. Nos gustaría hacer el video de “Digging A Grave” con Tim Burton, que sería perfecto, pero muy caro…

No sé si estarás de acuerdo, pero aunque uno crea en lo que hace, aunque lo haga bien, siempre tiene que haber alguien que confíe en él para poder sacar un disco y lo de tener éxito ya se verá. Para ti, ese alguien, supongo, ha sido John Mark Lapham, del grupo The Earlies. ¿Puedes hablarme de Lapham y de tu proyecto paralelo como The Late Cord? ¿Cómo va?

Bueno, es un proyecto que no está yendo a ningún sitio ahora mismo. Se mueve como una serpiente. The Earlies han estado grabando un nuevo disco y yo estoy inmerso en esta gira. Con suerte el próximo verano nos juntaremos e intentaremos retomarlo. Creo que seguramente en un año más o menos seremos capaces de preparar algo. 

Estarás harto de hablar de tu lesión de espalda, pero ¿no crees que ha sido como una bendición?

Yo no diría eso. Es cierto que pasé por una cirugía bastante chunga y todo eso, pero no ha acabado aún. Tomo codeína para el dolor todos los días. He sido un paciente crónico de espalda durante los dos últimos años, así que no puedo decir que lo haya dejado atrás, y, por lo tanto, para mí no es como una bendición en absoluto. Sí que es interesante porque me ha hecho grabar este disco con un estilo muy diferente del que hubiera elegido de estar perfectamente sano. No, en absoluto, la operación de espalda no fue una bendición. De hecho, los médicos dicen que no fue bien.

¿Te encuentras mejor ahora?

No, de hecho no me siento mejor y los médicos dicen que probablemente tenga que pasar por otra operación en breve. Así que nada está mejor. Gracias por preguntar. Al menos puedo hablar. De todas formas, me siento afortunado porque hay cosas peores que me pueden ocurrir en la vida y me siento con fuerzas. Ya sabes: si ésta es la cruz que he de llevar…

Sí, Micah, hubiera salido otro disco. Ni mejor ni peor. Otro. Supongo que el malestar físico canalizado adecuadamente puede ser “inspirador”, al menos en el caso de Micah. Ese sonido casero, pues grabó en su casa, puede haber sido un hallazgo. O la colaboración de Eric Bachmann, uno de sus referentes musicales. Micah le entregó 17 canciones con la intención de que puliera algunos detalles, y Bachmann se las devolvió un mes después con todos los arreglos de vientos y cuerdas del disco, y alguno más, claro, que el disco sólo tiene 11 cortes.

La lesión de Micah se produjo en enero de 2005. Tras celebrar la noche del poeta nacional escocés Robert Burns en la ciudad de Abilene, Texas, donde reside, un amigo le dio a Micah un fuerte golpe en la región lumbar y desde entonces anda jodido.

 

¿No te ha dado la impresión alguna vez en un concierto de que esa canción que estabas interpretando hubiera ido perfecta, tal cual, en el disco? Sé que es pronto, precipitado incluso, pero ¿te has planteado sacar un disco en directo?

 

Sí que me he planteado sacar un disco en directo, especialmente con The Gospel of Progress, porque las canciones han cambiado muy drásticamente desde que las grabamos hasta como las tocamos ahora. Aunque no estoy muy seguro de lo de meternos en un estudio y grabarlas de nuevo, porque las canciones cambian, evolucionan tras tocarlas durante varios años y con gente distinta.

 

En el concierto que diste en Madrid, no pude evitar sentirme decepcionado. Me resultó demasiado violento. Y seco. Le faltaba más instrumentación.

 

¿No te gustó porque fue demasiado violento? No estoy muy seguro de estar de acuerdo con eso. Me gusta el hecho de que el disco suene de una manera y el directo de otra. Pero gran parte se debe a cuestiones monetarias, porque traer a todos los músicos necesarios sería muy caro, así que tiene que ser como es. Es cierto que es mucho más violento, con eso estoy de acuerdo. Pero me gusta cómo lo hacemos y, al ser menos gente, también estamos más unidos en el escenario.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com