música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

ENTREVISTA A

SLIM CESSNA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Asier R.

Fotos:http://www.slimcessnasautoclub.com

 

N: Bienvenido a Madrid

Slim Cessna: (sonríe) Sí, es nuestra segunda vez en Madrid

N: Sí, os vimos el año pasado, en la sala de mármol

SC: Sí, el museo, con todas esas columnas y el mármol, era extravagante,…( Risas)

(NT: el concierto tuvo lugar en Mayo del 2011 en la Sala de Columnas del Círculo de Bellas Artes)

N: Bueno, vamos a empezar con una visión global de vuestra carrera. Vuestra discografía es un tanto atípica, al menos al principio. Después de vuestro primer disco auto producido (homónimo, de 1995) tardasteis cinco años en volver al estudio. ¿Qué sucedió en todo ese tiempo? ¿Os dedicasteis a otros proyectos, estuvisteis de gira, lo dejasteis por un tiempo?

SC: Bueno, la verdad es que no giramos demasiado. Hicimos algunos conciertos aquí y allá, fuera de Denver, pero éramos más una banda local. Hasta que no editamos nuestro primer álbum para Alternative Tentacles, en 2000, no pensamos en ser una banda más allá de la escena de Denver.  En ese momento fue cuando pensamos: “ahora tenemos un disco editado internacionalmente, quizá deberíamos hacer algo al respecto”.

N: Entre medias grabasteis un directo con canciones nuevas, ¿por qué?

SC: Estábamos intentando grabar ese material en estudio, y no funcionaba, nos estábamos quedando sin dinero, así que decidimos grabar un concierto. La verdad es que sonó realmente bien, pero el disco está descatalogado, es muy difícil de encontrar, nuestro sello nunca lo relanzó, y nosotros nunca lo reeditamos. Quizá alguna vez lo hagamos por diversión.

N: Estaría bien, porque es casi imposible de encontrar.

SC: ¿Lo habéis escuchado?

N: ¿American country music save her life? Sí, lo hemos escuchado

SC: Ah, bien, bien. Es un buen disco…

N: Sí, especialmente las voces. No lo digo porque tú estés aquí, las voces son geniales en ese disco.

N: En vuestras canciones mezcláis temas serios como religión con cierto sentido del humor. ¿Creéis que esto en concreto puede suponer un problema con parte de vuestra audiencia? A veces la gente puede ser demasiado sensible con estos temas.

SC: Sí, creo que nos lo ha hecho más difícil. Pero que podemos hacer, así somos. Efectivamente ha sido más complicado llegar a una audiencia más amplia, pero la gente que nos sigue es muy leal, porque aprecia la honestidad y la integridad de nuestras canciones, porque vienen de quienes somos.

N: ¿Los temas que aparecen en vuestras canciones parten de vivencias personales? ¿Tuvisteis una educación religiosa?

SC: Totalmente. Crecimos con ello. Contamos historias sobre nuestros orígenes, las cosas y la gente que conocemos, la tierra de dónde venimos, Colorado, donde crecimos.

N: Tenéis una gran habilidad para incorporar diferentes estilos en vuestras música, pero, ¿cómo os definiríais?

SC: Consideramos lo que hacemos música folk, más que nada.

N: Pero lo mezcláis con diversos tipos de música, incluso folk europeo (aunque bueno, el Folk, americano viene del europeo)

SC: Totalmente, por eso mola tanto estar aquí tocando ahora

N: Quizá podríais intentar incluir algo de folk español en vuestra música

SC: ¡Claro!

N: ¿Tanta variedad en vuestra música es consciente o es más bien algo que os sale natural?

SC: Bueno, es difícil de responder. Cuando empezamos queríamos ser una banda de country, pero, quizá porque no éramos muy buenos en ello, poco a poco nos convertimos en lo que somos. No sé si en aquel momento pensamos mucho en ello. No digo que todo saliese con naturalidad, no es que sea fácil, pero no nos paramos a pensar si esto va a ser esto o lo otro tipo de música.

N: Y, ¿qué es lo que os lleva por uno o por otro camino?

SC: Las canciones están más bien construidas a partir de las palabras. [Jay] Munly escribe la mayoría de las letras, es un gran contador de historias. Nosotros componemos la música que casa con la atmósfera que cuenta el texto. Pero estamos influenciados por un montón de cosas diferentes, especialmente ahora, con la televisión y todo eso. Antes, los  músicos de bluegrass, no sabían nada de lo que había más allá de sus montañas, tenían sólo su música. Pero cuando crecimos nosotros todo estaba a nuestro alcance, así que todo encaja con naturalidad.

N: Creo que es hora de hablar de vuestro último disco, “Unentitled”. Dicen que es vuestro disco más pop o accesible. ¿Estás de acuerdo?

SC: Sí, creo que hasta nosotros lo hemos dicho. Sí, es bastante pegadizo…

N: Eso creo. Pero ya teníais canciones así antes

SC: Sí, pero eran mucho más largas. Así que no podemos llamarlos álbumes pop.

N: ¿Tiene algo que ver en este cambio que se ocupe Robert Ferbrache de la producción?

SC: Sí, probablemente. Su música favorita son The Carpenters, ABBA, ... Más bien lo que le gusta de esa música es la calidad de la producción. Y en cierta manera puedes escuchar ese tipo de sonido en nuestros discos, por ejemplo en esa doble capa de voces de Karen Carpenter. Él usa toda esa clase de trucos que aprendió de los discos de pop de los 70.

N: Todos cantáis, así que es importante que las voces suenen bien.

SC: Claro, claro

N: Tenemos mucha curiosidad por el arte del disco. ¿Qué es la iglesia que sale en la portada y el enigmático dibujo interior con la aguja invertida? ¿Tiene algún significado?

SC: No, pero tanto nuestro arte gráfico como nuestra música tiene muchas capas, hay muchas cosas que pueden estar ocultas bajo ellas, y puedes transformarlas en lo que tú quieras. O sea, puede ser tanto el Armagedón o el fin del mundo, como lo último que se mantenga de pie en ello.  Has de tomar tú lo que quieras de ellas.

N: O sea, ¿qué está abierto a interpretación? ¿Para que cada uno piense lo que desee?

SC: Sí, yo creo que darle diferentes significados lo hace más interesante. Incluso cuanto estamos haciendo una nueva canción, siempre pienso que podemos darle otra vuelta, diferente a lo que sea que Munly tratase de decir.  Eso se puede aplicar con libertad y se resuelve solo, funciona por sí mismo, y se convierte en los Auto Club. Por otro lado, nosotros tenemos nuestras propias interpretaciones incluso de lo que hacemos, pero nada está cerrado. Así hay algo de misterio, haces que la gente hable de ello, piense en ello y quizá así prestan más atención.

N: Efectivamente, vuestra música es muy misteriosa, incluso en los títulos de las canciones. Hay algunos que nos resultan muy extraños y a veces surrealistas. Como, por ejemplo, ‘That Fierce Cow is like Common in a Country Dress’ …¿De qué habla? 

SC: Bueno, esa puede ser muy literal si quieres. Está en la letra, el personaje que interpreto es este tipo enorme, no muy agraciado que le gustan "cosas" y no sabe cómo conseguirlas a no ser que se vista como una mujer, se disfraza para conseguir favores de los hombres, conseguir cosas, collares, chocolatinas. Y pues eso, es una vaca brava con un vestido country. Te lo puedes tomar así de literal, pero no tienes por qué.

N: Y ¿Qué significado tiene un Fila Brasileiro [raza de perro] en el tema Three Bloodhounds Two Shepherds One Fila Brasileiro?

SC: Es una raza brasileña, probablemente la más peligrosa y agresiva que existen el mundo. Es muy difícil tener uno como mascota, pero se usaba en Brasil para rastrear nazis, o gente que escapaba allí, o simplemente como perro de presa. En nuestra canción esta especie de bestia inmunda está en las tierras de un granjero, y este lo intenta cazar con todo tipo de perros, y solo le queda uno que sea capaz de conseguirlo. Lo manda tras él y funciona por fin.

N: Otra genial historia del mundo rural

SC: ¡Sí!

N: Parece que en este disco se consolida una formación más estable. ¿Lo sientes así? ¿Os veis juntos durante unos cuantos discos más?

SC: Nosotros hemos tenido mucha gente entrando y saliendo, como Danny (Danny Pants, contrabajista) que estaba, se fue y ahora ha vuelto. Bob (Robert Ferbrache, productor, teclista…) siempre ha estado en todos los discos con nosotros, pero más fuera de los escenarios. Es difícil de decir… ahora nos sentimos realmente bien como banda. Pero nunca se sabe, a veces con quien giramos o grabamos ha sido más bien por determinadas circunstancias. Por ejemplo, Rumley (antiguo teclista), no pudo girar más con nosotros por problemas familiares, así que Bob ocupó el lugar, y quién sabe ocurrirá otra vez, es difícil de decir. Tenemos un montón de gente que son amigos en Denver. Pero ahora mismo sí que lo sentimos muy sólido, así que siempre confío en que podamos hacer otro buen disco.

N:¿En qué año se unió Jay Munly a SCAC?

SC: Munly, Dwight (Reverend Dwight Pentecost, guitarrista) y Danny (Danny Pants, contrabajista) se unieron en el 98, me parece. Quizás en 1999, justo después del disco en directo del 98.

N: Cuando empezó al banda propiamente dicha.

SC: Sí, después del disco en directo hubo un gran cambio, en el solo estábamos Rumley y yo. Hubo gente que se fue, otro que ya no podía continuar, porque queríamos crecer, ser algo más que una banda local.

N: Así que más o menos desde el 2000 habéis sido los mismos

SC : Más o menos. Hemos tenido otros miembros, pero Dwight, Munly y yo hemos estado siempre, desde por lo menos 1999.

N: ¿Existió desde el principio esa interacción entre Munly y tu sobre el escenario? ¿Fue siempre así?

SC: No, no siempre fue así. Ha ido creciendo con nosotros, con la banda. Nos convertimos en lo que hacemos ahora tras 13 o 14 años haciendo esto, evoluciona constantemente, y probablemente será diferente dentro de 5 años, sigue cambiando. Y espero que no se radicalice mucho más, porque me duelen las rodillas y ya estoy listo para dar el paso, sentarme en un taburete con una guitarra acústica y actuar conforme a mi edad.

N: ¿Y tocar canciones folk de forma genuina, solo con la guitarra?

SC: Bueno, nosotros nos lo pasamos genial, pero es un trabajo duro hacer este show cada noche es, no se, no puedo compararlo a nada más. Hora y media cada noche de intenso trabajo, sudor, magulladuras y  al día siguiente, la banda hecha polvo, mirándote mal... Antes era mucho peor, solíamos tener caídas increíbles. Pero, yo que sé, eso, crece y es como una competición, Munly y yo compitiendo por hacer el mejor show posible.

N: Parecéis unos extraños hermanos gemelos o algo parecido, como unos Blues Brothers oscuros

SC: Es bastante cercano. Yo le consideraría un hermano, no de sangre, pero es mucho más que una amistad.

N: Hay un componente teatral en la interpretación de vuestras canciones, especialmente esas en que os respondéis uno a otro, adoptáis ciertos roles, el pecador, el redentor, parecéis predicadores por momentos. ¿Creéis que es la mejor manera de mostrar vuestras canciones en directo, se trata de ofrecer algo más que la banda tocando sin más?

SC: No sé si es mejor o no, pero para nosotros es más divertido. Y creo que es una experiencia para el público también. Se ha convertido en lo que hacemos, y no es algo que hayamos planeado, simplemente ocurrió.  Algo que pudo suceder en un concierto hace 10 años y creció hasta lo que es. Ahora hay ciertas cosas que repetimos cuando tocamos una canción más antigua, que hacíamos y seguimos haciendo, así que en ese momento es casi como actuar en una obra. A parte de eso creo que el show es bastante espontáneo.

N: Hablemos de vuestro anterior disco, Cipher. El título nos recuerda a la película “Angel´s Heart”. En ella, el personaje interpretado por Robert DeNiro se llama Louis Cipher, un juego de palabras referente a Lucifer. ¿hay una vez más una doble lectura referida al Diablo y a un código secreto en el disco? O el mismo cuervo de la portada es una referencia a Satán o al mal en algunas culturas, como la celta.

SC: Totalmente. Todo el disco está basado en eso. Incluso las propias canciones son una respuesta a la gente que nos hace el tipo de preguntas que me habéis hecho, de qué va esto o lo otro. Pero podría haber muchas respuestas diferentes y tienes que desentrañar el código para comprender. Incluso nosotros tenemos un que hacerlo para saber de qué diablos estamos hablando. Hay un código secreto, y hemos creado nuestra propia clave.

N: Pues la próxima vez que te entrevistemos ya te contaremos lo que significa para nosotros.

SC: Bueno, nos divierte joder a la gente, no en un sentido malo o mezquino, pero nos flipa ver a la gente teniendo que pensar en ello, más que con las demás bandas o canciones. Nos gusta retar a nuestro público y sabemos que a ellos les gusta, así que funciona en ambos sentidos.

N: ¿Algún otro de vuestros discos es también conceptual?

SC: Sí, de hecho, todos nuestros discos a excepción de los 2 primeros lo son, desde Always say please and thank you se pueden tomar como un todo, más que una colección de canciones, todos lo son. Hay ideas y conceptos para crear un conjunto.

N: ¿The Bloudy Tenat Truth Peace (2004) es sobre Roger Williams?

SC: Está basado en el diminuto estado de Rhode Island. Lo cruzas en coche en 45 minutos, pero está repleto de historia americana. El tema trata sobre la fundación de la primera Iglesia Baptista en el siglo XVII por Roger Williams en Providence. Cranston (otra canción del disco) es una ciudad de Rhode Island. Hay más historias, pero en algunas nos tomamos nuestras libertades con la realidad, es mucho más divertido. A fin de cuentas es lo que hace la música folk, creas sus propios mitos.

N: ¿Vosotros también queréis crear vuestros propios mitos?

SC: Creo que eso es mucho más excitante, y creo que es lo que todos hacemos. Como cuando cuentas una historia súper emocionante de cuando eras pequeño, que seguramente no lo fue tanto, pero crece con el tiempo y se convierte en una historia diferente, algo quizá más importante de lo que realmente fue, o incluso cambias los nombres y ni te das cuenta, porque tu memoria te traiciona. Incluso en la Biblia sucede. ¿Como sabemos todo? Confiamos en alguien que escribió algo a lo largo de los años. Muchas de las historias del Antiguo Testamento se han transmitido oralmente y un montón de años después alguien acabó escribiéndolas..

Y todas esas canciones folk. En realidad no ocurrió así, ¿sabes?Es una versión glorificada de algo que probablemente no fue tan excitante. Lo que hagamos con esas historias se convierte en nuestra historia, en nuestro propio mito.

N: ¿Cómo que Robert Johnson no vendió su alma al diablo? (risas)

SC: Sí, pero es divertido. Así somos, así es la gente, es lo que hacemos. Soltamos mentirijillas piadosas, se transforma en otra cosa y se hace realidad.

N: Hemos hablado de películas antes, seguro que os gustan. Si hubieseis tenido la oportunidad de haber grabado la banda sonora de una película, ¿cuál hubiera sido?

SC: ¿Cualquiera que se haya hecho?¡Vaya, que difícil! Creo que nuestra música quedaría de maravilla en una película de los hermanos Coen, no sé cual de ellas. Quizá, si se hiciese una película sobre Meridiano de Sangre (ríe) de Cormac McCarthy, el autor del libro en que basaron los Coen No es país para viejos … Bueno, me ha venido a la cabeza porque resulta que lo estoy leyendo ahora. Pero si hacen la película, ojalá nos pidan que hagamos la banda sonora. Eso estaría genial. Es un western, feo, con mucha suciedad y muerte en él.

N: Es una de sus primeras novelas. Es muy dura…

SC: Sí que lo es. Es una escritor con muchas referencias que descifrar , muy difícil, tienes que leer las páginas una y otra vez para averiguar que habla. También ‘La carretera’, de Cormac McCarthy, es fantástico.

N: Nos gustaría ir un poco al pasado. Queríamos saber acerca de tu relación con The Denver Gentleman (TDG). ¿Compusiste algo? ¿Participas en algo de lo que se ha grabado posteriormente?

SC: Estuve en esa banda antes de formar los Auto Club. Era el batería, segundo vocalista y coescribí algunas cosas, pero aprendí tres acordes a la guitarra y decidí formar mi propia banda. Es lo que quería hacer. Y el bajista de TDG entonces, Frank Hauser Jr., se unió a mi banda también. Pero en el disco que hay grabado de TDG toco en algunas canciones nada más.

N: ¿Crees que The Denver Gentleman fueron el comienzo de algo dentro de la escena musical de Denver, de la que forman parte 16 Horsepower y vosotros, o más tarde Wovenhand, Jay Munly, Devotchka o Tarantela?

SC: De alguna forma lo fue pero, honestamente, creo que todo eso ocurrió antes de TDG. TDG tuvo muchos cambios de miembros, idas y venidas, el nombre, cambios de estilo. En primer grupo, Bloodflower, ya estaban David Eugene Edwards y Jeffrey Paul de TDG, junto a mi y otras dos personas. Creo que fue entre 1985 y 1988. Pero no sé, muchos de los que formamos la escena musical de Denver nos conocemos desde niños, así que es una relación también extramusical, nos conocemos por los gustos comunes. Como cualquier otro adolescente, te fijabas en la gente que llevaba las camisetas de los músicos que te gustaban a tí…

N: ¿Cómo conociste a David Eugene Edwards?

SC: Con Dave me junté porque pertenecíamos a la misma iglesia, ambos crecimos en una familia muy religiosa. Así que dentro del grupo de actividades de los jóvenes de la congregación nosotros éramos los que teníamos los gustos musicales más raros, y por eso nos hicimos amigos. Y ambos continuamos haciendo música. Decidimos de jóvenes que esto era lo que queríamos hacer y tiramos para delante. Creo que hay una influencia mutua.

N: ¿Crees que por eso que tenéis unas raíces similares en todas las bandas, algo que os conecta, una determinado estética y base musical?

SC: Si. Y también en cuanto a la religión, porque todos venimos de ahí.

N: Pero vuestra música es muy diferente…

SC: Bueno, yo puedo ver el parecido, pero también siento que es muy diferente. Tenemos raíces similares, como The Birthday Party o The Gun Club…y creo que puedes escuchar influencias en nuestra música y compararlas con las de otras bandas de Denver. Cada uno las presentamos a nuestra manera.

N: ¿Te gusta The Jeffrey Lee Pierce Proyect?

SC: ¿El tributo? Si, mucho. Y ojala me hubiesen pedido participar. ¡Soy un gran fan!

N: ¿Has conocido a algunos de tus ídolos musicales?

SC: Conocí, y le considero mi amigo a Kid Congo Powers, uno de los guitarristas más innovadores de todos los tiempos, al menos en la música que a mí me gusta. Hemos tocado juntos, ya sabes, mola. ¿Y sabéis que más mola? Que ahora mismo está tocando John Doe, y es uno de mis héroes de mi juventud.

(Mientras hacemos la entrevista John Doe, artista invitado de la noche está probando sonido sobre el escenario)

N: ¿También tocasteis con Johnny Cash, ¿no?

SC: Si, abrimos para Johnny Cash hace mucho ya, en 1996. Éramos más que nada una banda local, pero de vez en cuando viajábamos a ciudades cercanas, e hicimos un show con él en Las Vegas, en el 96, creo. Hace mucho ya, quizá el 95.

N: ¿Y como era? ¿Hablásteis con el?

SC: No. Se bajó de la limusina, entró por la puerta de un lado del escenario, tocó y al terminar salió por la misma puerta, entró en la limusina y se fue. Pero sí que nos relacionamos con su banda, y eran todos muy majos. Aun así puedo decir que teloneamos a Johnny Cash. No, no le conocí, pero, ¿cuantas bandas pueden decir eso? Eso queda bien en el currículum.

N: ¿Y como es eso de haber tocado con uno de tus héroes y ahora con otro? ¿Cómo te sientes?

SC: Oh, pues muy bien. Especialmente en el caso de Johnny Cash, que fue la primera vez que nos pasó algo así, hace que te replantees las cosas. Porque eran los comienzos de nuestra carrera, ni siquiera era una carrera aún, solo éramos una banda local de Denver. Aquello hace que pienses un poco más allá. Así que está bien conocer a esta gente que han sido una gran influencia para mí. Y tener la oportunidad de tocar con ellos es un gran momento.

N: Estáis haciendo una gira bastante larga por España y un tanto diferente, a veces como teloneros, otras como artistas principales, con diferentes teloneros. Contadnos qué os parece y qué diferencias encontráis entre los distintos públicos.

SC: Creo que estas diferencias son buenas en una gira. Es bueno tener un equilibrio. Si solo encabezas conciertos en club es difícil llegar a mayores audiencias. Hace unas noches tocamos en un festival para unos miles de personas en Logroño. ¿Quién sabe lo que puede hacer por nosotros? Los medios prestan atención a estos eventos. Tocamos en el Turbo Rock Festival el año pasado, y tuvimos muy buenas críticas. Así que estas cosas ayudan, llegan a más gente que cuando encabezas tu propia gira de clubes. Con suerte ayudará a correr la voz y más gente sabrá quiénes somos y podrán interesase.

N: ¿Es un reto para vosotros tocar para una audiencia que no es la vuestra?

SC: No, lo damos por hecho. Ya lo hicimos antes, así que no supone ningún problema.

N: Y ahora, ¿cuales son los planes para este año? ¿Seguiréis de gira, quizá grabar un nuevo disco u os centrareis en otros proyectos?

SC: Me parece que no hay ninguna gira planeada tras esta, nos volvemos a casa a finales de Enero. Creo que tenemos 4 o 5 meses libres, lo que está bien, porque hace bastante que no nos tomamos un descanso. No se lo que vamos a hacer, pero volvemos a Europa a finales de mayo, no sé si vendremos a España. Tocaremos en el Reino Unido si Dios quiere, un festival en Bélgica, así que volveremos a girar en Mayo. Y después tenemos un par de giras por los EEUU para el próximo verano. Creo que posiblemente trabajaremos en material para un nuevo disco, a ver que sale, aunque no creo que grabemos nada, sí que empezaremos a trabajar algunas cosas. Quizá trabajemos en otros proyectos. Todos tenemos un montón de movidas, otras bandas y asuntos diferentes.

N: Y tú, ¿tienes algún proyecto paralelo?

SC: Si, tengo algunas historias. Dwight, Munly y yo tenemos una banda llamada Denver Broncos, y si que tenemos la esperanza de grabar un disco algún día, nunca tuvimos tiempo y quizá este sea un buen momento para conseguirlo. Es bastante tranquilo, al contrario que los Auto Club, folk más tradicional, contar historias así sentados en el taburete (Risas) y estar muy sosegados, pero las historias son parecidas.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com