música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

TURBOROCK MADRID 2010

22, 23 y 28 de septiembre

 

 

 

The Muffs

 

 

 

 

TSOOL

 

 

 

 

Hoodoo Gurus

 

 

 

 

Redd Kross

 

 

 

Young Fresh Fellows

 

 

 

Mudhoney

 

 

 

 

Texto: Asier R y Serafín Pulido - Rock in chains

 

Miércoles 22 De Septiembre De 2010

 

La sala elegida para albergar este familiar festival, ubicuo en la península a lo largo de estos días es, ha sido o fue la sala Rock Kitchen, antigua sala Universal y posterior Catedral así que para alguno de los allí reunidos, la cosa le retrotraía a otros tiempos. Nosotros nos anclamos en el presente con J.C. Brooks y sus Uptown Sound. Ahora que hay cierto revival de los sonidos más clásicos, soul-gospel-rock cincuentas,…ellos vienen de la antaño sangrienta Chicago pero sus ritmos y sonido no son especialmente violentos. Su líder y cantante, cuyo nombre supondréis es el que pone toda la carne en el asador al lado de una banda que sobre el escenario aporta poco debido a sus estatismo y que musicalmente al menos, es bastante correcta. Aunque se comenta de ellos el estar en posesión de un soul de actitud punk, el sonido que caldeo la sala fue muy parecido al del soul más tradicional sin grandes altibajos.

 

Teníamos ganas de poder escuchar los célebres berridos de Kim Shattuck, Alma Mater de los poderosos y divertidos Muffs. A nivel personal disfruté del concierto, tal vez porque siempre me había querido acercar a uno de sus conciertos para recordar su álbum homónimo. Actitud completamente punk, claro está, en formato trío, su concierto fue excesivamente breve y la sensación que quedó es que con el doble de tiempo se hubiesen sentido menos encorsetados y hubiese habido más locura (intento de comunicación y bromas entre ellos, si que tuvieron presencia) y desparrame. Esa es la sensación, porque sin esa picardía (y brutalidad a partes iguales) que caracteriza a este grupo el concierto se quedó un poco soso, sin cumplir esas expectativas creadas y dando la impresión de tratarse de un grupo punk más, cosa que no es cierta.

 

Y bien, llegó el cabeza cartel. Otra cuenta pendiente que quedó saldada. Vaya por delante al que continúe leyendo que The Sounstrack Of Our Lives no es un grupo de mi devoción. No digo tampoco que sean malos, al contrario pero mis esfuerzos por escuchar sus discos a la espera de que me atrapen, han caído en saco roto. Pero muchos grupos tienen fama en directo y en pasadas ediciones del festival Azkena, desde la lejanía, me daba precisamente esa sensación. Disfruté mucho su concierto, creo que esos toques ambientales que tienen, especialmente  audibles en su último álbum “Communion”, se atenúan mucho y lo que presenciamos, al menos en este concierto, fue un grupo que decidió basar su espectáculo en su cancionero más épico, así que sí, las guitarras están más presentes y además con un sonido más atronador si se quiere, pero no es solo eso, más bien es la actitud de todos, porque el teclista es una baza fundamental del grupo que aportó mucha fuerza al directo a pesar de que no se le pudo escuchar todo lo bien que debiera, especialmente teniendo en cuenta que la zona de la sala donde decidieses quedarte era importante para que el concierto fuera más o menos audible.

 

Otra de las bazas que poseen es su cantante. En los últimos tiempos, tengo la sensación de que muchos, o salen bebidos, o se alguna forma, se acaban desconectando de la realidad el concierto. Ebbot Lundberg, con su aspecto sacerdotal, y sus poses apocalípticas fue uno de ellos aunque por lo que me han dicho, en este concierto estuvo contenido. No cabe duda de que el tipo tiene muchísima presencia escénica y su aspecto a medio camino entre un eremita alucinado y un dandy sacerdotal ayuda mucho a ello. A las voces, estuvo enorme por momentos aunque hubo instantes en el concierto que un poco de contención vocal no hubiese estado mal. Por decir alguna canción, “Transcendental Suicide” que fue de las primeras con uno de los inicios más tranquilos y “Sister Surround”, enorme.

 

Eso sí, lo mejor estaba por venir.

 

Jueves 23 De Septiembre De 2010

 

Afortunados fuimos de presenciar la segunda jornada del Turborock, festival que me recuerda gratamente a esos inicios de del Festimad, cuando todavía se realizaba en salas pequeñas como Revolver.

 

Quiero ser un poco anárquico esta vez y es que voy a empezar por el final porque me apetece mucho comentar el probablemente controvertido concierto de Redd Kross, cabezas de cartel de ese día. No he leído ningún comentario así que lo mismo meto la pata pero estoy más que convencido que a más de uno sacó de quicio el concierto. Y lo entiendo pero a mi me alegró ver la anarquía presente a lo largo de toda la actuación, anarquía a cargo de los hermanos Macdonald y es que hasta Rob Hecker estaba descolocado. A ver:

 

-          Jeff Macdonald intenta atacar “Jimmy´s Fantasy” uno vez y no consigue arrancar. De acuerdo, risas y se vuelve a intentar. Nada, que no, hay un acorde que se ha olvidado. Otra vez. ¡Ah!, ¿qué no?. Jo, venga, allá va el hermano pequeño para recordarle los acordes. Y a tocarla furiosísima, especialmente al principio.

 

-          Llegamos entre canción y canción. A Steve Macdonald se le mete entre ceja y ceja que Rob toque y cante “I Was Made For Loving You Babe” de Kiss. Pero es que el pobre no está preparado. ¡¡¡Venga, venga, vamos!!! Bueno, pues se intenta, una , dos, tres veces, tal vez menos o más. Y entre simpatía y vergüenza acaban ejecutando algo parecido a una versión.

 

-          ¡Venga, es el concierto en el que nos centramos en el guitarrista y no le hacemos ni caso! Primeros bises, ahí están Rob y Roy, pero los hermanos a saber que estarán haciendo que no salen ni para atrás. Un poco de improvisación y aunque no parecía que la fuesen a tocar (al menos no tan a conciencia como en anteriores conciertos) Rob se cansa y ataca esa pequeña maravilla que es “Love is You”. Pues nada, a la mitad de dicho tema salen los hermanos y se ponen a bailar, casi el baile del gorila. Ya antes habían realizado sus buenos pases de baile con el comienzo de “What They Say” pero con esta se soltaron la melena.

 

En fin, entiendo que haya gente que se pudiese mosquear pero después de lo centrado de aquel su primer concierto en la sala Joy Eslava, me encantó ver la locura infantil y simpática que me plantó una sonrisa bien grande en toda la cara. Además, sonaron buenas canciones de todos los discos: “Crazy World”, “Pretty Please Me”, “Annie´s Gone” (con la que se despidieron). ¡Y qué si centraron muy buena parte de su repertorio en la época más punk, la de Neurótica y Born Innocent! Estaba claro que era lo que ese concierto pidió ese día y si no que se lo digan al maravilloso bajista al que no había visto berrear de esa forma nunca. Estupendos.

 

Y antes habían estado tocando Hoodoo Gurus que nunca han sido un grupo muy visceral pero no pensaba encontrármelos con un sonido tan cercano al del rock norteamericano más tradicional, alejado de la imagen loca de las bandas australianas, y es que en las Antípodas también hay delicadeza y buenas melodías. El concierto sonó enérgico y transmitían muy buenas vibraciones. De hecho se notó que en el público esta vez, había un buen porcentaje de audiencia interesados en ellos. De hecho, una de las canciones de su último disco “Crackin´ Up”, sonó estupenda.

 

Pero repito, lo mejor estaba por venir.

 

Martes 28 De Septiembre De 2010

 

Pues sí, hemos llegado al último día, un día que a mi me resultó fascinante, pero en primer lugar dejo la palabra a mi compañero para que relate sus impresiones acerca de:

 

Aparecen en escena Young Fresh Fellows, su cantante Scott McCaughey como de costumbre aparece el último en escena, está vez ha cambiado su gorro de piel de tejón, a lo Jeremiah Johnson, por una gorra convencional. El concierto comienza con “Get Outta My Cave” de su aclamadísimo disco “The Men Who Loved Music”, al igual que lo hicieron en su último concierto de la Sala El Sol en Madrid,  se van sucediendo canciones como “Telephone Tree”, o “Hillbilly Drummer Girl” de su disco “Electric Bird Digest”. El concierto, a pesar de comenzar con temas clásicos aclamadísimos por el público, no acaba de animarse del todo, pero la cosa se va animando poco a poco con temas como ”Tomorrows gone (and so are you)”, siguen sucediéndose canciones del último trabajo como “Go Blue Angels go” o más tranquilas como “Mexican Restaurant”, también las bromas y comentarios sarcásticos entre canción y canción, cosa en la que son especialistas, van animando cada vez más el concierto, y la reivindicación de Scout McCaughey hacia el vodka, de hecho creemos que algo que se aplico del tirón era un cubata de vodka con naranja, llegamos a la parte final con canciones como “I Got My Mojo Working (and i thought you’d like to know)” y el público enfervorecido con los desvaríos guitarreros de Kurt Bloch. Y después de estos, el segundo plato fuerte de día.

 

Y entro yo de nuevo, y es que resultaron un plato muy especial. Ya es la tercera vez que Mudhoney no fallan. Concretando diré que son un clásico, puede que un clásico subterráneo, sí, pero clásico al fin y al cabo. Aunque sonaron canciones de sus últimos discos, al principio especialmente ( “The Lucky Ones” y “Next Time”), al llegar a la sexta canción con “You Got It” eso se transformó en arena de otro costal porque se centraron en el repertorio más mítico de la banda  y eso que quedaron fuera piezas del tamaño de “Into Th Drink”.

 

Esta vez, fue al principio del concierto cuando Mark Arm decidió adoptar esas poses heredadas de Iggy Pop, con esa cara de colgado-pasadoderosca-desfasado, sin la guitarra, al principio, para defender su repertorio más reciente. El resto del grupo se mantiene muy sobrio. Teniendo en cuanta que por sus entrevistas podréis reconocer que son unos cachondos, esto contrasta especialmente con la concentración que tienen el resto de músicos en directo.

 

Y es que ya tienen creada una muralla sónica, con decibelios a volumen once. Puede que en directo se pierdan esos solos de Steve Turner tan desconstruidos, tan antisolos pero sin embargo dotando de ese sonido tan especial a Mudhoney, por un sonido relativamente más “normal, pero el fuzz sigue estando ahí, y las ganas y el tocar con garra la guitarra, sin aspavientos pero dejándote los dedos.

 

Mudhoney tienen un repertorio absolutamente salvaje y lo defienden tal cual. Sabiéndolo porque a la mencionada “You Got It” le continuó “Suck You Dry” donde los ánimos se encendieron definitivamente. El cancionero, de órdago: “Judgment, Rage, Retibution And Time” en la que el público siempre me sorprende, ya que sin ser una de sus canciones más duras, la reacción siempre es parecida a la escucha de una tema de punk acelerada y frenético, cosa que es normal con “F.D.K.”. Sumadle, “Let It Slide”, “Good Enogh”, “Blinding Sun”, “Here Come Sickness” (con la que se despidieron) pero especialmente tres joyazas: “If I Think” con sus inspiradísimos cambios de ritmo, “In ´n´Out of Grace”  llena de gracia y su versión “Hate the Police” que solo por la reacción ya merece la pena y es un broche antes de los bises, simplemente espectacular.

 

Hubo más, pero ya se me ha olvidado. Debe ser esa parte de tu cerebro que quiere volver a ver una cosa y sorprenderse como si fuese nueva. Al final del concierto, solo pensaba una cosa: “¡Qué vuelvan pronto por favor!”.

 

Para el que suscribe, el mejor concierto de los vistos en estos tres días.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com