música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                en pantalla     dvd     especiales     series tv

 

 

 

 

INVICTUS
Una película de Clint Eastwood

Interpretada por:
Morgan Freeman, Matt Damon, Tony Kgoroge, Julian Lewis Jones

 

 

Texto: Tomás Sendarrubias

 

Cuando te planteas ir a ver Invictus lo primero que se te ocurre es “¿Por qué no?”. Es una película dirigida por Clint Eastwood, y los protagonistas son Morgan Freeman (que encima hace de Nelson Mandela) y Matt Damon; y que va a hablar de cómo fueron los primeros tiempos de la presidencia de Mandela en Sudáfrica.

 

Realmente, Invictus se centra en la decisión de Mandela de utilizar el papel de Sudáfrica como sede de los mundiales de Rugby y la participación de su equipo nacional en ellos para tratar de recuperar parte de la fama internacional que el país había perdido por culpa del Apartheid (no hay que olvidar que en Sudáfrica, además, el Rugby había sido el deporte de la elite blanca, y por lo tanto, representaba todo lo que el Apartheid había supuesto para la población negra, que al tiempo, y como fórmula de rechazo, había adoptado el Fútbol como deporte propio). En ese sentido, Invictus trata de resaltar lo positivo del deporte como medio de unión más allá de clases, etnias o situaciones políticas y económicas. Y realmente, lo hace bien, la película resulta entretenida y no aburre. La banda sonora es, aunque quizá algo escasa, acertada. Y tanto Morgan en su papel de Mandela como (un bastante embrutecido) Matt Damon como Francois Pienaar, el capitán del equipo de rugby sudafricano, cumplen bien con sus papeles.

 

Aquí acaba lo positivo. ¿En el otro lado de la balanza? El guión está salpicado de frases lapidarias (sobre todo los textos de Freeman), y la película adolece de una absoluta carencia de tensión dramática. No hay una oposición real a la voluntad de Mandela, todo es, en mi opinión, demasiado suave. No hay rastro de la oposición política a Mandela, se pasa de puntillas por los únicos momentos en los que podría haber habido un conflicto, y de pronto, la película se convierte en algo “demasiado bonito”, muy idílico y bucólico, y probablemente, muy lejano de la realidad en lo que debió ser la transición del régimen del Apartheid al gobierno de Mandela.

 

En resumen, una película entretenida… pero esperaba más.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com