música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                en pantalla     dvd     especiales     series tv

 

 

LA REINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE
Una película de Daniel Alfredson

Interpretada por:
Noomi Rapace, Michael Nyqvist

 

 

Texto: Consuelo Sánchez Condés

 

La puerta se ha abierto. El aire frío, que huele a hospital, circula por la sala de la justicia y empuja el martillo, que choca con más fuerza contra la mesa en la que queda expuesta la venganza de Lisbeth Salander.

 

Su padre, su hermano, y otras amenazas, han sobrevivido a su plan, y buscan respaldo en otros. Altos poderes se ciernen sobre ella, e intentan acorralarla, acallar lo que tiene que decir.

 

Sabemos que ha sobrevivido, maltrecha, pero no hay dos sin tres. No hablo de la protagonista, aunque también. Como ya adelantábamos, la segunda parte de Millennium agonizó, no tuvo mucho que ver con el éxito de la primera. Ni con el de los libros.

 

Daniel Alfredson, que dirigía esa segunda La Chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina no llegó al nivel de Niels Arden Opley, director del inicio de la saga. Y si el misterio y la trama bien tejida del primer "capítulo" se perdían en la acción de peli de sobremesa, "entretenida, pero sin elaboración", de la segunda, Daniel recupera algunos elementos claves que nos hacen notar y volver a las sensaciones de peligro e intensidad de la primera, sin tanta acción pero con más sustancia: menos previsible, más emocionante. Con esto nos compensa la pérdida en la anterior.

 

En la trilogía hemos visto cómo Lisbeth pasaba de fiel hidalgo de caballero andante en la primera adaptación de la novela de Stieg Larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres, a convertirse en princesa en el exilio en la segunda,  La Chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y reina de la venganza en la última -previsiblemente alguien acabe esa cuarta novela que dejó el autor sin concluir y esto se convierta en una serie de televisión-. Y es que el personaje de Salander es digna de réplica.

 

Y afortunadamente, este final de trilogía salva la mala sensación de haber perdido la novedad y el éxito que se había conseguido y que se "despistó" en la anterior. Ufff, se salvó!

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com