música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                                                                  libros        comics

LA FLOR ROJA

Vsévolod Garshin. Ilustraciones de Sara Morante

Editorial Nevsky Prospects, 2011

 

 

Texto: Ángel Muñoz

 

La estupenda editorial Nevsky, especializada en acercarnos el vasto panorama literario ruso, en esta segunda entrega de la colección Perspectivas, enfocada a dar, precisamente, una perspectiva nueva al imaginario ruso, nos descubre a muchos a este brillantísimo autor, Vsévolod Garshin.

 

Garshin (1855 – 88) joven de clase acomodada, murió a muy corta edad. Tras participar en la guerra contra Turquía y ser herido en una pierna, comenzó su periplo de estancias por varios hospitales psiquiátricos hasta su suicido en San Petersburgo. Su producción es muy corta, pero alcanza cotas comparables a Dostoievski, y el propio Turguniev lo consideraba su sucesor.

 

Lo importante en La Flor Roja no es la historia, sino el vestido. Siempre he pensado que lo realmente importante en literatura es cómo se escribe, más que la historia, por buena que sea, y si ambos lo son, chapeau. En el caso del libro que nos ocupa, el argumento es sencillo; el protagonista ingresa en un hospital psiquiátrico imbuido de una paranoica misión mesiánica, y al descubrir en un patio tres flores rojas asume que toda la maldad del mundo se encuentra concentrada en ellas y que su misión en la vida es eliminarlas cueste lo que cueste, incluso el martirio y su vida en aras de la salvación de la humanidad.  

 

Esa es la historia, y su traje, impresionante. Garshín nos regala un ejemplo magistral de esa manera rusa de escribir entre costuras, de impregnar todo de un halo brumoso de melancolía concisa, de profundidad psicológica abrumadora, de decir más callando que exponiendo. Es una auténtica delicia internarse en la mente del paciente y empatizar con su locura, con su misión redentora, vivir en carne propia las circunstancias del sanatorio a lo largo de sus escasas 70 páginas. Deslumbrante.

Si a esto unimos un cuidado volumen, con el característico diseño geométrico de Perspectivas, y sobre todo unas ilustraciones de Sara Morante espectaculares, preciosas;  litografías extrañas y oscuras, estilizadas y alucinantes, que más que complementar, relatan por sí mismas el agujero demencial de la mente del protagonista, tenemos entre las manos un auténtico regalo para los sentidos. Enhorabuena.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com