música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
   

Nuestros relatos

 

 

EL AMOR Y LA VIDA

Por Marcos Ripalda

 

 

Fabián Estévez no podía saber que aquella mañana se enamoraría y sería correspondido. Al día siguiente, una camioneta, que hacía el reparto de piruletas entre Bravo Murillo y Ciudad de los Periodistas, tuvo que frenar bruscamente para no atropellar a Fabián Estévez, que iba pensando en sus cosas (aclaremos que Fabián Estévez no se destacó jamás por pensar). A Fabián Estévez le llamaron imbécil, pero no lo oyó porque iba narcotizado por su amor.

 

No fue hasta mucho después que murió en su casa, aquejado de una dolencia en el costado.

 

Ana Rubiales, la responsable de que Fabián Estévez estuviese a punto de morir atropellado, amó muchísimo a Fabián Estévez durante su primer año de noviazgo y hasta tres meses después de la boda.

 

Ana Rubiales murió mientras contemplaba el atardecer en una playa de Málaga.

 

Todos los días un nuevo enamorado trastorna la circulación en ciudades como Madrid.

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com